Archivado en Noticias Películas El Elegido Series Sense8 El Exorcista

El nuevo Alfonso Herrera, revolucionando la pantalla

Cuando se acerca caminando, Alfonso Herrera luce relajado, tranquilo; no es el mismo joven que en 2004 enloquecía a multitudes y causaba descontrol entre las fanáticas de Rebelde, la telenovela que lo catapultó a la fama. El oriundo de la ciudad de México me saluda de manera cortés y sonriente; no se le notan ya el cansancio o el estrés que tenía cuando lo entrevisté por primera vez en una época en la que grababa una telenovela, una serie y salía de gira continuamente; ahora, una década de éxitos y aprendizajes después, su actitud y su madurez, son otras.

Alfonso podría haber hecho casi cualquier cosa después de la fama que alcanzó como parte del grupo juvenil y que lo llevó a recorrer varios rincones del planeta, pero decidió enfocarse en el cine apareciendo en proyectos como Volverte a ver, Venezzia y Así es la suerte, además de varias series de televisión.

Ahora nos encontramos para platicar de su más reciente, y yo diría, ambicioso, proyecto: El Elegido, cinta donde Alfonso da vida a Ramón Mercader, el famoso asesino de León Trotsky.

En la película, el actor encarna con elegancia y seguridad al individuo español que se hizo pasar por el belga Jacques Mornard y que viajó a México para ganarse la confianza del círculo cercano al revolucionario ruso. Por ello, la historia tiene lugar en los años cuarenta en distintas ciudades de Europa y en la Ciudad de México; iniciamos nuestra charla al cuestionarlo sobre si sintió temor por la escala del proyecto.

Había mucha presión, porque obviamente lo quería hacer bien y tenía poco tiempo de preparación; estaba terminando una serie y tenía el tiempo apretado para un personaje que demandaba mucha preparación: por los acentos y por la investigación histórica. Ramón sí me sacó algunas canas, pero lo disfruté enormemente”, responde sonriente.

Interpretar a un militante comunista español y un miembro del NKVD (Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos) requería de mucho estudio, por lo que además de realizar distintas lecturas, el mexicano se asesoró con un coach para trabajar un acento español y hablar en francés.

Antonio (Chavarrías), el director, quería hacer esta película como desde hace 7 años, por lo que tenía una cantidad brutal de información; no hubo que ir muy lejos para encontrar las respuestas. Tenía documentales, fotos y muchas notas, hasta de Lecumberri. Obviamente todo eso nos ayudó a nutrir la película, y al personaje”.

En la vida real, y como retrata la película, Mercader tuvo que adentrarse en el círculo cercano a Trotsky, además de ganarse la simpatía de una secretaria: Sylvia Ageloff (interpretada por Hannah Murray, ‘Gilly’ de Game of Thrones), con quien entabló una relación amorosa. Esta situación genera mucha intranquilidad al personaje, pues aunque está siguiendo instrucciones precisas y que vienen desde Stalin; a nivel humano experimenta sentimientos, dudas.

La ideología política de Ramón se la metió su madre desde la cuna, pero conforme se va involucrando y va conociendo al séquito de Trotsky, obviamente empieza a dudar sobre lo que es verdaderamente importante y sobre si los ideales inculcados por su madre son los que tendría que seguir”.

A diferencia de su madre, Sylvia es una mujer que lo quiere, que lo procura y que lo cuida desde el lado más humano, y eso también lo hace dudar. El amor de su madre estaba condicionado al enaltecimiento de los ideales de la Unión Soviética; el de Sylvia es un amor desinteresado”, dice el actor.

Una de las ideas principales promovidas por Trotsky fue La Revolución Permanente (publicada en 1930); así que el actor coincide en que los ideales son “luchas” que deben librarse todos los días, y que empiezan en cada uno.

Creo que muchas veces se habla de movimientos masivos, o movimientos sociales, que no dudo sean relevantes, pero el cambio más importante debería venir a partir de nosotros mismos. El cambio tiene que ver con lo que haces en tu día a día, cuando cambias y haces las cosas con consciencia, eso puede impactar a una, dos o más personas en tu alrededor y entonces se puede convertir en un movimiento a gran escala. La revolución tiene que venir de nosotros”.

Sin duda, uno de los proyectos que más ha “revolucionado” la carrera del actor es Sense8, serie enfocada en ocho desconocidos de diferentes partes del mundo que se descubren conectados mental y emocionalmente, creada por J. Michael Straczynski y las hermanas Wachowski.

Herrera da vida a Hernando, la pareja de uno de los protagonistas: Lito (Miguel Ángel Silvestre), y aunque su participación es secundaria, sus escenas sexuales con Silvestre han causado todo tipo de controversia en redes sociales.

Con el contexto político y  social que vivimos, y luego de los atentados vividos en un club gay de Orlando en junio, cuestiono a Poncho sobre si considera que este tipo de proyectos (que muestran personajes de distintas nacionalidades, creencias y preferencias sexuales), pueden contribuir a una sociedad más tolerante.

La hipótesis de esta serie es esa, que cualquiera que sea el color de tu piel, tu nacionalidad o tu preferencia sexual, lo más importante es el respeto y el amor. Cuando todos empecemos a entender que hay más cosas que nos unen, y dejemos de inventar cosas que nos separen; además de dejar de ponernos muros entre nosotros, las cosas van a ser más fáciles. Eso es lo que plantean Lana, Lilly y JMS, y lo están haciendo muy bien”.

La filmación de la segunda temporada de Sense8 concluyó en abril e incluyó locaciones como Chicago, Berlín, California, la celebración del 20th Gay Pride Parade en São Paulo y la Ciudad de México, ciudad natal de Poncho.

Filmar la segunda temporada fue una experiencia increíble, reunirnos todo el equipo y además poderlos recibir nuevamente en México… Otra vez los llevé a explorar diferentes lugares”. Luego de participaciones en series como Terminales, El Equipo, Sense8 y próximamente otro gran proyecto: El Exorcista, el actor ha encontrado en la televisión no sólo una nueva ventana para mostrar su trabajo, sino un medio para seguir revolucionando ideas.

Hoy en día, como decías, estamos viviendo una etapa de cambio, y creo que Netflix ha venido a transformar la manera en la que vemos la televisión, y no sólo por el tipo de plataforma, sino por los contenidos. Formar parte de un proyecto tan innovador, que te permite ver las películas o series donde quieras, y en mi caso, estar en una historia tan revolucionaria con directores tan vanguardistas… es un verdadero privilegio”.

El perfecto anfitrión

El Elegido se filmó en Barcelona y la Ciudad de México, en lugares como Coyoacán, Xochimilco y el Centro Histórico. Alfonso Herrera aceptó hacer esta película luego de charlar con el director Antonio Chavarrías en una cena y de hacer algunas pruebas. Durante el rodaje en México, Poncho se volvió un anfitrión y llevó a sus compañeros a las pirámides de Teotihuacán, además, cuenta que Hannah Murray se volvió fan de los escamoles.

Disponible también en: Portuguese

Share