Archivado en Noticias Series El Exorcista

Entrevista a Alfonso Herrera sobre la segunda temporada de El Exorcista

El estreno de la segunda temporada de El Exorcista está próximo, este viernes 29 de septiembre, y empiezan a salir entrevistas con los actores de la serie, en este caso nos trae esta entrevista originalmente AzCentral con Alfonso Herrera, que hemos traducido para ti aquí. Avisamos que la entrevista puede contener spoilers de la primera temporada.


Muchos espectadores descubrieron a Alfonso Herrera en El Exorcista, donde el carismático actor protagoniza a un sacerdote joven batallando sus propios demonios.

La tremenda serie de Fox, que regresa para una segunda temporada el 29 de septiembre, es apenas el primer pincel de fama de Alfonso. El actor mexicano recientemente terminó dos temporadas de Sense8 para Netflix. Entre los hispanohablantes se convirtió en una gran estrella gracias a sus años en RBD, un grupo pop adolescente que se lanzó a través de una telenovela en 2004 y se separó en 2009.

Amable y concentrado, Alfonso llamó durante una pausa en la filmación en Vancouver. La serie traslada la acción fuera de Chicago y trae a varios nuevos miembros en el reparto, incluyendo a John Cho. Alfonso habla de la asombrosa trama que sorprendió a los espectadores en su primera temporada, además de su amistad con su compañero Ben Daniels y su carrera musical.

Le tomó tiempo a FOX anunciar la renovación de la serie. ¿Estabas nervioso?
Para nosotros, parece que sucedió muy rápido. Nos enteramos en mayo y rápidamente nos marchamos a Vancouver a filmar. Nos hizo despertar y empezar a trabajar muy, muy rápido. Fueron buenas noticias no solo para los actores, sino para todos los involucrados.

La serie tiene seguidores apasionados.
Creo que los fans del horror son muy leales. Específicamente, si realmente les gusta una serie o un cómic o una película, van a ser súper leales. Si no les gusta, van a hacer todo lo contrario. Creo que es por eso que somos capaces de conectar con ellos. Hay esta comunicación tan interesante entre nosotros, ¡así que quizá esa es la razón de que estemos hablando de una segunda temporada!

El Padre Tomás es un gran personaje. ¿Qué te trajo a ti hacia él?
La complejidad del personaje. Tiene muchas capas. Además, estaba la posibilidad de un personaje latino, específicamente un personaje mexicano, que no tiene nada que ver con los clichés o estereotipos. Estaba muy atraído a eso. Cuando leí el piloto, estaba tan bien escrito. Cada personaje tenía un fondo tridimensional. Cada personaje, no solo Tomás, tenía potencial.

Una de las potencias es la química entre Ben Daniels y tú. ¿Estuvo ahí desde el principio?
Creo que los dos –no solo los personajes, sino nosotros como actores– venimos de orígenes muy diferentes. El contraste lo hace interesante. Ves a estas personas chocando, dos personas con universos completamente diferentes buscando similitudes e intentando trabajar sus diferencias. ¡Estoy hablando de Tomás y Marcus, por cierto!

¿Y qué hay sobre Ben y tú en la vida real?
Es algo que simplemente sucedió. Nos divertimos mucho mientras grabamos. Incluso si una escena puede ser densa u oscura, cada vez que dicen “corten”, nos reímos y nos divertimos. Es una atmósfera relajada, y eso es algo genial.

En Twitter, dijo que iba a aprender español por ti si la serie se renovaba.
¡Está aprendiendo! Es un aprendiz veloz.

La primera temporada tuvo uno de los mejores momentos, cuando los espectadores supieron que el personaje de Angela Rance es en realidad Regan de la película. ¿Cuándo te enteraste de esto?
Llegué a Chicago cuando íbamos a grabar el piloto. Ruper Wyatt (productor ejecutivo) estaba en la sala con Geena Davis, y estaban hablando sobre su cabello: “¿Qué color debería tener Angela?”. Estaban discutiendo eso por la conexión que iba a tener a Regan MacNeil. Ahí fue cuando conocí a Geena. Fue una pequeña conexión, y ellos iban descubriendo estas sutiles conexiones con la película original. No estaba seguro sobre que estaba sucediendo, pero estuvo ahí al principio.

Mencionas a Geena. Ben, Kurt y tú son los únicos actores que regresan de la primera temporada, y la serie se mueve a una nueva localización. ¿Es cómo empezar de nuevo?
Es una atmósfera totalmente nueva, una nueva área geográfica, nuevos actores. Lo encuentro bastante interesante. Es como integrar al Padre Tomás y Marcus de la primera temporada en este nuevo mundo. Lo hace más rico y complejo.

¿A qué se va a enfrentar Tomás en esta temporada?
Le dice adiós a su zona de confort, a su familia, a su congregación, y se adentra en esta vida de intentar convertirse en exorcista mano a mano con Marcus. Lo veo como a un novato que quiere practicar sus habilidades. Tiene mucho potencial, y necesita controlarlo. Habrá algún tipo de fricción con Marcus –será una temporada interesante.

¿Eres católico?
Todos los mexicanos, venimos de unos orígenes fuertes de catolicismo. No practico ninguna religión, pero mi familia es católica.

¿Cómo le afecta al interpretar a Tomás?
Aunque no practico esa religión, creo que le añade más complejidad y la hace una historia más rica. Las culturas latinoamericanas desde México hasta Argentina tienen una fuerte conexión con el catolicismo. Creo que cada latinoamericano puede conectarse a eso, porque hay un vínculo fuerte a esa religión.

Eres muy famoso en la comunidad latinoamericana y te estás haciendo más famoso con los no-hispanohablantes. ¿Es una meta tuya?
Desde mi punto de vista, es acerca de trabajar. Es sobre encontrar historias interesantes que contar, personajes interesantes que interpretar. Si eso conlleva ir al Norte, bueno, estoy abierto a ello. Quiero encontrar historias y personajes que me hagan salir de mi zona de confort, y esa es la razón de que esté tan feliz de formar parte de esta serie.

Un asunto diferente: ¿Volveremos a ver una reunión de RBD?
(Risas) Fue una época genial. Como puedo decirlo… Fue un proceso genial, y todos disfrutamos el proceso. Viajamos por todo el mundo durante ese período, esa época – pero ese período terminó. Todos y cada uno de los componentes está haciendo cosas interesantes, y es algo muy bueno. ¿Pero una reunión? No, no lo creo.

Disponible también en: Portuguese

Share